La economía valenciana caerá un 9% este año si la parálisis se prolonga dos meses

Escrito por el 1 abril, 2020

El impacto económico del Covid-19 en el PIB supondrá casi 10.000 millones menos, según un estudio elaborado por el IVIE

El cese de actividad de la mayoría de los sectores económicos, unido al cierre de numerosos negocios y el confinamiento de la población, supondrá un coste económico al que el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) ya ha puesto las primeras cifras. Porque el estado de alarma por el Covid-19 tendrá un impacto en la economía de la Comunitat que se traducirá en una caída del 9% del Producto Interior Bruto (PIB) anual si la parálisis se prolonga durante dos meses.

Es el escenario adverso que han reflejado Francisco Pérez (director de la institución) y Joaquín Maudos (director adjunto) en un informe. Ese 9% implicaría casi 10.000 millones menos en el PIB, tomando como referencia los 110.979 millones contabilizados en 2018, que sitúo a la Comunitat como la cuarta autonomía española en esta magnitud.

Según el análisis de IVIE, por ramas de actividad y en un escenario base (o limitado) y otro adverso, si la pandemia se controla pronto y la economía vuelve a una normalidad relativa en el plazo de un mes, el PIB de la Comunitat se contraería entre el 3,2% y el 5,3%, respectivamente, porcentajes similares al conjunto de España. Si el escenario son los dos meses, el PIB anual de la economía valenciana tendría una tasa de crecimiento negativa este año del -4,8% y -9% en el escenario base y adverso, respectivamente.

Los propios investigadores alertan de la «incertidumbre» sobre la duración de esta crisis por el coronavirus. De ahí que resalten que «tampoco sabemos con seguridad la magnitud de las dificultades que habremos de soportar». Sí que hay una realidad patente. Como explica Francisco Pérez, «la situación es grave, el sistema económico ha sufrido un ‘shock’. Nos empobrecemos pero hay que saber cuánto y hasta cuándo».

En cuanto a los efectos sobre el empleo, el informe calcula una caída mensual entre el 3,7% y el 5,4%, ligeramente por encima de la media en España, situada en el 3,5% y 5,2%.

Aumento del déficit

Respecto a las medidas adoptadas por las administraciones, el director del IVIE pide celeridad en su aplicación «y llegada a las empresas. Es fundamental que se concreten cuanto antes los procedimientos administrativos». Ya en el informe se señala que, dada su magnitud, «el déficit público y, por tanto, el endeudamiento van a aumentar con fuerza». «Es probable que haya que revisar prioridades y también gastos públicos para encajar parte de las tensiones», recoge el informe firmado por Pérez y Maudos.

Según los investigadores del IVIE, «los problemas de la Comunitat en la situación actual no son muy distintos de los del conjunto de España, aunque dada su especialización turística y su tejido empresarial en el que todavía predominan más pymes y microempresas, pueden ser algo mayores«. En este punto, sí que destacan el comportamiento positivo del sector agroalimentario.

Los investigadores del IVIE también alertan de la situación financiera de la Generalitat que consideran es «un problema añadido», que debe tenerse en cuenta «a la hora de valorar las posibles actuaciones, porque le resta margen de maniobra e incluso puede agravar las dificultades de las empresas valencianas proveedoras de la Generalitat». Entre las iniciativas que proponen, por ejemplo, figura la reducción del periodo de pago a proveedores.

Sectores afectados

Precisamente sobre periodos se pronunció ayer el Clúster de Automoción de la Comunitat Valenciana (AVIA), que reclamó una revisión, y una moratoria, del último decreto del Gobierno para poder mantener las líneas de producción «imprescindibles» dirigidas a atender los pedidos internacionales y no incumplir contratos.

Esas «ventanas productivas», además, evitarían que las empresas valencianas echaran «al traste en quince días todo el trabajo realizado en los últimos 15 años para su internacionalización». AVIA recordó que empresas del sector de automoción están trabajando en diferentes proyectos de ayuda a la fabricación de material sanitario.

Por su parte, la mayoría de empresas químicas siguen funcionando, según confirmaba el presidente de Quimacova, Miguel Burdeos. «El sector está manteniendo la actividad esencial ya que, en buena medida, suministra a sectores esenciales como es la cadena agroalimentaria y sanitaria», comentó.

En el caso del calzado preocupa que la última restricción decretada por el Gobierno «agrave todavía más el impacto económico», según Marián Cano, secretaria general de Avecal. Esta industria reclama inmediatez en las ayudas, mientras critica que los impuestos siguen cobrándose pese al cese de la actividad. «En cuanto a los avales, debe haber agilidad. Ahora los bancos empiezan a ponerse en contacto, cuando hay empresas que llevan semanas sin recibir ingresos», señaló Cano.

Mientras, el mueble admite que el impacto económico pasará factura a las empresas, pero confía en recuperar la actividad perdida una vez se levante el confinamiento y la economía vaya recuperando tono, según el presidente de la Asociación de Mobiliario de Cocina, Juan Luis Salvador, quien destaca también la disponibilidad de crédito en el sistema como otro aspecto diferenciador respecto a hace once años. Añadió que las empresas mantendrán plantilla en cuanto la situación «vuelva a la normalidad».


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist